Irisada

Irisada
¡¡Hola, amigos!!

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Felices Fiestas

Bueno, pues estas fiestas que no parecían nunca llegar, ya van avanzando. Y, la verdad, tengo ganas, ya no me apetecen tanto como antes.
Pero bueno, aun no siendo prolífica en placeres, los del comer nunca habían de faltar (ni han de faltar mientras sea posible).
Hoy nos hemos pimplado esta pavita con puré de manzana y mermelada de pimientos, bien regada con un espumoso de las Rias Baixas, fresquito, que le iba genial.




Como único entrante, (no queríamos reventar), unas tartaletas hechas con una ensalada muyyyy picadita de salmón ahumado con tomates, pepinillos, cebolla roja, alcaparras y una mayonesa de eneldo, que estaban de lo más fino, la verdad.



Y de postre, tapioca de avellanas.
¿¿Os lo cuento??

Se necesita, para tres raciones:
  1. Medio litro de leche desnatada
  2. 75 gramos de avellanas tostadas y picadas, más un puñado de avellanas enteras (para decorar)
  3. 40 gramos de azúcar glaseada
  4. Ralladura de una naranja y de un limón (yo las he picado con el azúcar)
  5. 30 gramos de Tapioca
  6. 2 cucharadas soperas de leche en polvo
  7. 1 cucharadita de canela molida (y un poco más para espolvorear al final sobre el postre)
  8. 2 cucharadas de azúcar y unas gotas de zumo de limón (para hacer el caramelo)


Bueno, primero diré que, si utilizáis leche entera o semidesnatada para realizar la receta, no es necesaria la leche en polvo.

Ponemos en un cazo la leche, las avellanas (solamente las picadas), el azúcar glass, las ralladuras, la leche en polvo y la canela. Lo llevamos al fuego y vamos removiendo hasta que veamos que "quiere" empezar a hervir. Añadimos la Tapioca, y bajamos el fuego. Removemos durante 7 minutos (o lo que indique en el envase de la Tapioca) y lo apartamos de la lumbre. Lo tapamos y dejamos templar hasta temperatura ambiente.

(Bueno, yo lo he hecho en Thermomix. Primero 10 minutos, temperatura 90 y velocidad 2, y una vez añadida la Tapioca, 7 minutos, temperatura 100 y velocidad 2).



Mientras tanto, hacemos en otro cacito al fuego, un caramelo con las dos cucharadas de azúcar y las gotas de limón.



Cuando esté hecho, bañamos en él las avellanas que habíamos reservado.

Las apartamos a un plato, haciendo "montoncitos" de seis o siete avellanas, tantos montoncitos como raciones vayamos a servir.

Costará hacerlos porque se nos pegarán a la cuchara. Un truco es embadurnar la cuchara antes con un poco de mantequilla o aceite de girasol. Dejamos que se enfríen, y el mismo caramelo pegará  las avellanas entre sí.

Removemos la crema de Tapioca y llenamos los recipientes.  Espolvoreamos con un poco de canela molida, y adornamos con las avellanas.



Eeeeh... bueno, no necesariamente hay que comerlo en navidades, ¿eeeh??

No hay comentarios:

Publicar un comentario