Irisada

Irisada
¡¡Hola, amigos!!

jueves, 15 de septiembre de 2011

Una sextina perdida por el desván...

Deseándote al alba

Hoy amaneció; desperté adherida a ti

Mis sábanas blancas fueron testigo

Prendida en tu pecho, aplacada y feliz

Mis ojos cerrados amando contigo

Sintiendo tu rostro tan cerca de mi

Embriagado en paz, sereno, tranquilo.



Tu cara sedosa y curtida en mil batallas

Nariz caprichosa y labios suculentos

Ojos profundos, cejas delineadas

Que besaron mis cejas en roces de deseo

No puedo creerlo, estás aquí, mi alma

Dime que es verdad, dime que es tu cuerpo.



Riadas de placer, dicha y agonía

Tu cuerpo vibrante y colmado de fuego

¡¡me extasiaste entera, dulce vida mía!!!

Te dejé la huella de mis ardientes besos

Que frenéticamente tu cuerpo recorrían

Mojados en lujuria, pasión y embeleso.



Besé lentamente, con ansia y pericia

Todos los poros de tu piel deseada

Sentí cómo vibrabas al son de mis caricias

Frenesí infinito que desbordó mi cama

Cabellos revueltos, rabia incontenida

Yo te devoraba; tú me suplicabas.



Respiraste profundo, sonriente y en calma

Abriste los ojos, tocaste mi pelo

No hizo falta ya que tus labios hablaran

Lo decían todo tus ojos de cielo.

Un mar de gratitud y regocijo al alba

Y ambos supimos que sería eterno.



Sigilosamente me acerqué a tu espalda

Trémula y ansiosa, vigorosa y cálida

Mis manos temblaban apenas rozándola

Preparando el nido para otra dádiva

De edén de fluidos y secretas palabras

Palabras que hoy ya no serían válidas.



Y surges en mi alcoba, y tendido en mi cama

Hierves al amor de caricias evocadas

Eres la pasión y la ternura añoradas

El sueño que alimenta esta sedienta alma

Que cada día espera entre sábanas blancas

Y anhela de nuevo compartirte al alba…